Dialogar o no dialogar. Alea jacta est…

  • Sharebar
Por: 

Santiago Mariani

La lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, invitó públicamente al presidente Kuczynski a dialogar. El gobierno, para evitar la etiqueta de la intransigencia, aceptó el convite. Ante esta situación valen algunas aclaraciones. El diálogo político, en especial cuando se trata de un diálogo al más alto nivel, puede ser positivo y forma parte del régimen democrático para que el disenso no se convierta en un juego de suma cero.  Una instancia de esta naturaleza, sin embargo, debe darse en un determinado marco y con unas circunstancias específicas en las cuales ninguna de las partes salga perjudicada. 

Cuando no existen las circunstancias propicias, el diálogo puede ser útil solamente a la parte que se encuentra en mejores condiciones (mayor fortaleza relativa) para imponer condiciones. El riesgo que corre la otra parte es terminar peor de lo que estaba antes de prestarse al diálogo. Es decir que, de no existir un cierto balance previo, el resultado del diálogo podría ser una simple imposición de condiciones sin que produzca una verdadera negociación (la cual supone una cesión de ambas partes con una celebración correspondiente de acuerdos que sirvan a todos).

El encuentro anunciado, convocado por la oposición que es la que tiene en sus manos la iniciativa política, será la segunda vez en la que se producirá un diálogo al más alto nivel, pero las circunstancias no parecieran ser las más propicias para que el proceso, en esta ocasión, sea distinto al anterior.  El gobierno, por propia responsabilidad, se encuentra en una situación de enorme fragilidad para participar -por ahora- de esta instancia. 

¿Cómo podría haber evitado la etiqueta de la intransigencia si se hubiera negado a acudir a un diálogo al cual no le conviene prestarse en estos momentos? 

Como una posible salida el gobierno podría haber afirmado la importancia del diálogo, pero haber solicitado unas muestras previas de buena voluntad de la otra parte. Como parte de esa respuesta podría haber ofrecido que el diálogo comience en el Congreso, que es el ámbito justamente donde ello debería ocurrir. Una vez concretadas las muestras de buena voluntad por parte de la oposición, recién entonces el gobierno podría considerar la posibilidad de iniciar un diálogo al más alto nivel. De todas maneras, nada de esto ocurrirá ahora porque el gobierno ya aceptó el convite y en cierta forma la suerte está echada.

¿Qué hacer entonces para salir de la encerrona y retomar la iniciativa política?
 
El gobierno no pareciera haber priorizado o sintonizado todavía con el mensaje que la ciudadanía expresó en las urnas en la segunda vuelta.  El mensaje para el gobierno fue la necesidad de introducir un equilibrio con la mayoría que se iba a instaurar en el Congreso. Sin embargo, la actitud de cesión permanente en todos los avances que realizó la mayoría en contra de la institucionalidad, sin que el gobierno se manifestara con contundencia o denunciando el peligro que ello implica para la democracia, ha debilitado el vínculo de confianza con esa parte de la ciudadanía que lo ha elegido justamente para hacer lo contrario, esto es, para acordar en los temas centrales con la oposición, pero también para señalar cada vez que se intenta avasallar la institucionalidad.
 
Asimismo, el gobierno pareciera no tener interés o darle prioridad al impulso de una agenda que ponga como absoluta prioridad las demandas y anhelos que las mayorías esperan en un país que goza de estabilidad macroeconómica y recursos para mejorar la prestación de bienes públicos de calidad (mejor prestación de salud, nuevos avances en educación pública, inversión en infraestructura pública y medios de transporte, etc, etc). Esa agenda, que es la que no aparece todavía, es la que realmente podría darle una conexión fuerte con la ciudadanía porque sin ese vínculo renovado y fortalecido, el gobierno seguirá nadando en una fragilidad absoluta y estará a merced de una mayoría parlamentaria sin contrapeso alguno. Hasta que eso no ocurra la oposición tendrá incentivos para seguir transitando por un camino de imposiciones y avasallamientos. 
 
El verdadero desafío radicaría entonces en un cambio en la forma en la cual se está gobernando, de cara a esa mayoría ciudadana que siente que se están priorizando otros intereses antes que sus anhelos, demandas y deseos. Los sectores mayoritarios del Perú, según indican todos los estudios de opinión, esperan todavía que la democracia llegue con mejores resultados de los que se han dado en los últimos 15 años. En otras palabras, para salir de la encerrona en la que se encuentra el gobierno, sería deseable repensar y reformular la relación estado-sociedad con cambios que se den de manera simbólica pero también con hechos concretos. Ese cambio, o esa sensación de un camino que se empieza a recorrer hacia el cambio, blindaría al gobierno y le permitiría entrar en un diálogo con la oposición en circunstancias distintas porque no hay soluciones tecnocráticas que puedan darse en el vacío y sin un fuerte apoyo popular. 
 
El lugar en el que se encuentra el gobierno, por haber tomado un camino de espaldas a las mayorías para las cuales debe gobernar, lo deja en una situación en la cual el diálogo con la oposición, que tiene la iniciativa política en sus manos, no necesariamente permitirá cambiar la dinámica política en la que se encuentra el Perú.  Hay altas probabilidades que el diálogo sea una nueva instancia de breve respiro en medio un prolongado y desgastante proceso de fragilidad en el que continuará el gobierno sin poder hacer demasiado al respecto. 

Compartir: 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.