Tardío, pero necesario desagravio a Javier Diez Canseco

  • Sharebar

A casi dos años de la desaparición de Javier Diez Canseco (4 de mayo de 2013), la Comisión de Constitución se pronunció a favor de que el Congreso acate la sentencia judicial que dispone la nulidad de la suspensión de 90 días que le impuso el Legislativo.
 
La sanción promovida por los congresistas fujimoristas y apristas, tuvo el apoyo de un sector de congresistas nacionalistas y otros de diversas bancadas que se dividieron en la votación; del PPC Bedoya y Eguren votaron en contra de la sanción, mientras que Marisol Pérez Tello votó a favor, por ejemplo.
 
Pese a que la medida es tardía, implica una reivindicación moral para el congresista que fue víctima de una campaña mediática de los grupos de poder, en especial de Aldo Mariátegui cuando estuvo al frente del diario Correo.

A Diez Canseco se le acusó de haber incurrido en conflicto de interés por un proyecto de ley sobre acciones bursátiles que, habiendo sido presentado en trece ocasiones por diversas bancadas, en diversas legislaturas anteriores, nunca se discutió ni menos aprobó, y si es que se hubiera aprobado, no lo habría beneficiado personalmente, ni tampoco a sus familiares. La denuncia no resistía el menor análisis, sin embargo fue portada de algunos diarios de derecha que desataron una verdadera persecución pocas veces vista.
 
Al respecto, el periodista César Hildebrandt escribió en su columna: “En esta revista hicimos una investigación prolija sobre las acusaciones aparecidas originalmente en el “Correo” de Aldo Mariátegui. Eran basura. Resultaba que no había nada consistente detrás de ellas. Nada sino veneno arácnido. Esa era quizá la última condecoración simbólica que le faltaba a Javier Diez Canseco: ser lapidado por matones de la prensa, ser expulsado de un congreso mugriento”.
 
El 16 de noviembre del 2012 el pleno del Congreso aprobó la suspensión por 90 días de Diez Canseco, con 55 votos a favor, 31 en contra y 2 abstenciones, una de ellas de Sergio Tejada, ante recomendación de la comisión de Ética presidida por Humberto Lay.
 
Este último firmó el dictamen en mayoría haciendo una anotación en su firma indicando que “no estaba de acuerdo con la sanción”, es decir, daba su firma para que el dictamen fuera en mayoría al pleno, pero no estaba de acuerdo con lo que ahí se opinaba contra Diez Canseco.
 
Ese día la bancada de Gana Perú (PNP) acordó votar en contra del pedido de sanción, ya que un sector de los congresistas oficialistas provincianos defendía al legislador Diez Canseco. Sin embargo, a la hora de la votación sorpresivamente llegaron al Hemiciclo las congresistas Ana Jara (Ministra de la Mujer) y la presidenta en funciones, Marisol Espinoza, (Humala se encontraba en París) presionando a los congresistas para que cambiaran el acuerdo de bancada y sancionaran a Diez Canseco.
 
El resultado fue que el sector más ligado a la pareja presidencial cambió su voto, mientras otro grupo de oficialistas optó por abandonar el hemiciclo antes de la votación. Sin embargo, hubo 11 congresistas que se mantuvieron con el acuerdo inicial y no se dejaron presionar.
 
Varios de ellos conforman la actual bancada de Dignidad y Democracia, nuevo grupo que se alejó del PNP. El mismo Javier Diez Canseco resumió esta situación de la siguiente manera: “…lo que está amarrándose aquí es un entendimiento entre el fujimorismo y un importante sector de la bancada nacionalista”. 
 
Lo que vino después fue una batalla de Diez Canseco por defender su honor ante una acusación sin sentido que se convirtió en sanción. Falleció el 4 mayo del 2013, mientras en el Poder Judicial se llevaba el proceso que inició para desbaratar las acusaciones en su contra.
 
Antes de su partida, en el mes de abril, el Quinto Juzgado Especializado en lo Constitucional emite un fallo a su favor. En diciembre del 2013, la Corte Superior de Justicia, ante una apelación absurda del Congreso, ratifica la sentencia del Quinto Juzgado insistiendo que, no solo no se había respetado su derecho a la defensa y actuado respetando el reglamento interno del Congreso, sino que no se había demostrado delito o falta alguna en la Comisión de origen, determinándose que se deje sin efecto la sanción impuesta.
 
Luego de haber solicitado opinión a la Comisión de Constitución y ésta haber demorado en emitirla más de un año, la opinión consultiva dice que el Congreso de la República, no puede dejar sin efecto la resolución que ha pasado en autoridad de cosa juzgada, ni modificar sentencias ni retardar su ejecución. Por consiguiente, debe cumplir la sentencia de segunda instancia que confirma la sentencia del Quinto Juzgado Especializado en lo Constitucional sobre la demanda de amparo interpuesta por el ex congresista Javier Diez Canseco Cisneros.
 
En la Comisión de Constitución a favor de que se declare la nulidad de la sanción votaron Omar Chehade, Martín Rivas, Tomás Zamudio y Cristóbal Llatas (GP), Javier Bedoya (PPC-APP) y José León (PP). Los fujimoristas Luz Salgado, Rolando Reátegui y Ramón Kobashigawa se abstuvieron.
 
Esta medida en poco compensa los insultos y agravios de los que fue víctima Diez Canseco por parte de quienes nunca estuvieron a su altura y, ante la falta de argumentos, apelaron a votar por una suspensión que en nada afecta la trayectoria política de quien es reconocido como un grande de la política nacional, defensor de los derechos humanos y de la democracia.
 

Compartir: 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.