lucro

15. 04. 2020

Francisco Durand

La pandemia está poniendo el país de cabeza. Me refiero no tanto a la vida cotidiana, sino al hecho que la crisis pone al Estado como el actor principal y la salud de todos como problema inmediato a resolver. El valor fundamental es la solidaridad, no el individualismo o la motivación al logro material. Vaya cambio. En este artículo sostenemos que este giro hacia el Estado y lo social refuerza una tendencia crítica que erosiona un tanto más la legitimidad de los grandes empresarios y su afán de lucro.

Francisco Durand