Ley

7. 09. 2015

Esta decisión reivindica la necesidad de la soberanía energética un componente esencial de nuestra soberanía nacional que ha sido vilmente puesta de lado en el último cuarto de siglo por la continuidad de políticas neoliberales que han llevado al país a vender sus mejores activos al extranjero.